viernes, 24 de febrero de 2012

Y por las tardes.


Me gusta ver las bancas de la Plaza de Ario de Rayón cubiertas por los cuerpos de los "viejos" del pueblo; y digo viejos para hacer énfasis en las personas con más experiencia que ninguna otra, lo digo con respeto y admiración.

Se ven sus cuerpos cansados, siempre observando la metamorfosis que tiene el Pueblo. Todos con sus sombreros y cabellos blancos. Cada uno con su historia en los pliegues de sus arrugas. Nadie cuenta mejores historias que ellos, nadie conoce las raíces del pueblo de una manera pura y adentrada.

Cuando la tarde llega éstos cuerpos la acompañan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada