viernes, 17 de febrero de 2012

EL AGUACATE Y SUS DIVINAS PROPIEDADES


EL AGUACATE Y SUS DIVINAS PROPIEDADES
Por: Raúl Estrada Zamora

Quien haya degustado un plato hecho a base de aguacate, o conozca al menos unas cuantas de las muchas propiedades nutritivas y medicinales de la plante identificada con ese nombre, entenderá por qué los Aztecas la consideraron divina y la consagraron a los Dioses denominada Ahuacatl, vocablo náhuatl que significa testículos de árbol, a dicha especia vegetal se le atribuían, incluso, poderes afrodisiacos y a tal punto se le tuvo por sagrada, que estaba prohibido consumir sus frutos durante las celebraciones religiosas, para guardar así la debida castidad. Los conquistadores españoles propagaron el aguacate de México, hacia otros territorios americanos y zonas cálidas de la península Ibérica como Málaga, Murcia, Valencia y Cataluña. Mediante el emperador Maximiliano, también llegó a Roma, y hoy se encuentra extendido por el mundo, pues crece tanto a nivel del mar como en parajes situados a 2500 metros de altitud. Historia a parte, lo cierto es que el fruto del aguacate proporciona exquisitos platos, incluidos suculentos purés, rellenos, flanes, batidos, helados y tentadoras ensaladas, salsas, sopas frías y possas. Rico en fibras dietéticas, vitaminas, ácido fólico, potasio, otros minerales y grasas no dañinas para el organismo humano, constituye un alimento altamente nutritivo, que por ser muy grato al paladar, deviene guarnición predilecta del cubano. Expertos en tecnologías y organización de la alimentación social y especialistas en medicina natural y tradicional, afirman que recientes estudios recomiendan comer aguacate para prevenir trastornos cardiovasculares, incluido el infarto, igualmente el cáncer uterino y de pulmón, tumores en el colon y otras graves enfermedades. Algunos investigadores reconocen el valor antiparasitario del apetitoso fruto y recetan el aceite de sus semillas para impedir la caída del pelo y aliviar la gota y el reumatismo. Se dice que la infusión de las hojas baja la fiebre, cura los cólicos intestinales y calma la migraña. La maravillosa planta proporciona, además diversas sustancias empleadas con excelentes resultados en la cosmetología, sobre todo para el tratamiento de la piel y el cabello, y colorantes destinados a pulir muebles y teñir telas y cueros. Por si fuera poco, el árbol sagrado de los Aztecas brinda sombra a los animales y al hombre y como se mantiene siempre verde, embellece el paisaje

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada