jueves, 23 de febrero de 2012

De viaje: PURÉPERO




Purépero inició el día 28 de agosto de 1579, cuando el soldado español Francisco de la Cueva, decidió quedarse a vivir aquí y para eso compró un pedazo del paraje llamado Purépero.
La única fuente consultada fue una nota del padre Andrecito Salceda en apuntes que publicó en “Mirador” en 1973. Por el contexto histórico de ese tiempo y que consta en la historia de Chilchota, que en Carapan, vivían 59 vecinos junto al río, en Caurio 13 vecinos cerca de la laguna, en Tlazazalca habitaba gente, poca, junto al manantial, así que nadie se interesaba por Purépero sin agua corriente todo el año.
Se tiene a Francisco de la Cueva y Mendoza por el primer habitante de Purépero.
Francisco de la Cueva participó en la conquista de Chapala, con el Virrey Enríquez, antecesor de Lorenzo Suárez de Mendoza.
Francisco. en base al mérito de guerra, solicitó a Lorenzo compensación por esa razón y el virrey le donó unas 800 hectáreas tierra.
Así empezó Purépero. Los descendientes, Cerda y Magaña, tengo el documento, inscribieron en el registro agregando a lo comprado inicialmente y a los bienes realengos, tierras sin dueños, que por 50 pesos incluyó el juez en la escritura en el año de 1760.
Hasta 1831 Purépero era tributario en lo civil y en lo religioso de Tlazazalca.
El año de 1822, Purépero ya contaba 6,000 habitantes y sólo 2,584 la vecina población su nodriza.
El 10 de diciembre por decreto, Purépero, fue municipio, ese mismo año, la parroquia lo hace Vicaría Fija y en 1853 lo elevan a la categoría de parroquia con su primer párroco Policarpo Amezquita.
La instalación del Registro Civil en Purépero, en 1862 es relevante. Antes se cobraban 50 pesos por sepultar un cadáver en primera clase del panteón y 30 en segunda.
Relevante es la arriería como fuente de trabajo y no muy relevante, pero conveniente en la micriohistoria de Purépero, el mencionar que desde 1859 a esta población se le llama Purépero de Echáis, este señor fue diputado constituyente junto con Valentín Gómez Farías en el momento de jurar la Constitución de 1857, curioso anotar que en 1936 a Purépero se le dotó de un ejido en tierras de la vecina del norte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada